La tos del trompetista

Algunos amigos se sorprendieron de que estuviera grabando nuevo disco. Les parecía que “Sin móvil ni coartada” acababa de salir hacía dos o seis meses. No, habían transcurrido ya dos años justos. ¿Han pasado volando? Creo que ésa es una buena señal. Quiero pensar que seguían degustando las canciones sorbo a sorbo. Otra coincidencia, que ya me ha hecho menos gracia, es la opinión generalizada de que era imposible “superar” la calidad de “Sin móvil ni coartada”. Todos sabemos que esto no es una competición deportiva, pero es cierto que nos hemos habituado a comparar incluso los discos y las canciones como si fuesen marcas atléticas. Las emociones no se pueden medir.

Sólo puedo comentar que he trabajado mucho en estas nuevas canciones que forman “La tos del trompetista”, repasando diariamente sus letras y músicas hasta lograr eso tan difícil que es sencillez y emotividad. El pensar que entre mis amigos pueda generarse algo de expectativa me echa a temblar.

  1. Mi patria (4.09)
  2. Todo o nada (5.07)
  3. Rutas imperiales (3.17) 
  4. Cachito lindo (5.22)
  5. Suavemente desganado (3.05) 
  6. Me conduce (3.10) 
  7. Cebolla amarga (3.47) 
  8. Ven al Tortoni (4.04)  
  9. Vals para el Flaco (3.31) 
  10. Como fuera de casa no se está en ningún lao (3.37) 
  11. Mon amour (5.14) 
  12. La tos del trompetista (4.04) 
  13. Mientes  (3.32)

Voces del Mercado
Productor: Joaquín Carbonell
Arreglistas: Philippe Charlot y Pepe Vázquez
Grabado en estudios de la Chataigneraie en Nay (Francia) y Kikos, Zaragoza (España)
Voces y mezclas en Kikos, por Richi Martínez

Autor de todas las canciones Joaquín Carbonell, salvo “Vals para el Flaco” de Pepe Vázquez y “Cachito lindo” de varios autores…

Datos técnicos:

Para este disco quise que cuatro manos, dos talentos, trabajasen en los arreglos. Por una parte, Philippe Charlot, cantante y guitarrista del magnífico grupo “Tonton Georges Trio”, especializados en las canciones de Georges Brassens. Felipe es ya un grandísimo amigo desde hace años. Intuí que algunas de mis canciones podían tener un toque muy especial desde la óptica de lo francés (desde aquí lo digo: Francia está de moda, han sabido recuperar su chanson y son un ejemplo de cómo se hace música moderna desde la tradición). Sólo puedo decir que estoy encantado del trabajo de Felipe; creo que hemos logrado una vuelta de tuerca, un tratamiento muy innovador dentro de mi propio clasicismo. Hay que arriesgarse siempre y creo que lo hemos hecho. Pepe Vázquez, mi guitarrista y enorme músico, ha puesto su pulsión latina a unas canciones que exigían ese tratamiento. Lo bueno de todo es que en el disco no hay distorsiones, los temas se mezclan con naturalidad.

Decir que “Todo o nada” fue compuesta una noche de verano en Ribadesella, donde conocí a Timmy y Quina. “Suavemente desganado” fue acabada en la Nochevieja del 2004 en Fonfría, un pueblecito de 12 habitantes de Teruel. “Cebolla amarga” tiene 25 años y nunca había encontrado el momento de grabarla, y “Rutas imperiales” me está dando vueltas por el cajón desde hace 15 años. Para que vean lo que cuesta rematar una canción.
Como fuera de casa no se está en ningún lao” nació del comentario de esta feliz frase del gran actor Antonio Gamero, al que se la dedico. “Cachito lindo” está escrita a cuatro manos por estos milagros de Internet; los ripios volaban en el éter de Córdoba a Madrid y Zaragoza. “Mi patria” nació al escuchar un día al tipo ese del bigote que intentó engañarnos a todos. “Ven al Tortoni” se hizo sola a la vuelta de Buenos Aires, donde dejé un pedazo de corazón a mis amigos. “Mon amour” ha visto al menos cuatro versiones distintas hasta encontrar ésta, que seguro que no es la mejor. “Vals para el Flaco” es de Pepe Vázquez, que se la robé. “Mientes” me la robó El Magras, que la grabó en algún disco y yo se la volví a quitar. Y “La tos del trompetista” da título al disco y es mi cara triste. O melancólica.