Inicio  |  Canta  |  Escribe  |  Prensa  |  Multimedia  |  Fotos  |  Conciertos  |  Enlaces  |  Tienda  |  Contacto

EL ESTATUTO DEL HUMOR

No hace tanto, el que suscribe recordaba en una reseña a Jardiel Poncela cuando decía: "Lo cómico es lo humorístico español en sus dos únicas corrientes nacionales: la castellana (Cervantes, Quevedo, Larra) y la riojano-aragonesa (Baltasar Gracián y Francisco de Goya)"; pues bien, he aquí un ejemplo en estado puro de ese humor aragonés "seco, austero" y socarrón que hunde sus raíces en los Epigramas de Marcial y llega a Ramón J. Sender; he aquí dos buenos y penúltimos representantes del mismo, Joaquín Carbonell y Roberto Miranda.
Propuesta de Estatuto de Autonomía de Aragón (Plan B) es un librito de 47 páginas, editado por Tropo Editores que hará las delicias de cualquier lector con sentido del humor; un librito somarda e hilarante, ideal para aligerar de almidón los estirados cuellos de las camisas políticas, y quitar apasionamiento de los siempre vehementes corazones de los ciudadanos a veces lectores. Desde la solapilla, donde Carbonell se retrata irónicamente como "cantautor con ánimo de lucro, pero sin éxito", para afirmar después que "ha depositado su última esperanza de enriquecerse en la edición de este Estatuto", o donde Miranda habla del "unánime rechazo de todas las editoriales nacionales" a su novela El Entierro de Líster, escrita a la limón con Mariano Gistaín y publicada finalmente en Xordica; hasta la contraportada donde se cuenta la gestación de este Estatuto Plan B, colgado primero en Internet y convertido finalmente en papel libro "para que adquiriese alas y volase más alto", el libro es una invitación a reírnos de nosotros mismos; un convite para degustar como un buen bocata de longaniza aragonesa.

Propuesta de Estatuto… tiene las coordenadas de su humor en un léxico entre la fabla y el habla popular, es decir, un vocabulario plástico y lapidario que desatará las carcajadas en todo aquel que conozca o quiera conocer esa forma de ser parca y tajante de las gentes de Aragón; y las abscisas, en los asuntos de la política y sus personajes, aparte de digresiones de corte costumbrista e incluso filosófico, escuela Macarrónica. En cuanto a lo primero, el lector se reencontrará con términos que hasta hace poco formaban parte del acerbo popular, pero que van siendo lentamente barridos por esa lengua mediática (televisión, sobre todo) y homogeneizadora que nos empobrece. He aquí algunas muestras de ese "romance paladino", que escribiera Berceo, otro humorista, esas palabras "exactas", como las llamó Juan Ramón Jiménez, que tan bien manifiestan esa forma de ver la vida del aragonés:

  • No hay rey. Para evitar gastos, guerras y sofocones… (el aragonés, añadimos, no se sofoca, eso es demasiado tibio; cuando se irrita coge un sofocón)
  • Se prohíbe enganchar el transistol a la catenaria porque da carrampa a los viajeros y a los gorriones… (he ahí dos palabras, transistol, carrampa, entre el vulgarismo y el habla popular, comunes pero casi olvidadas)
  • Prohibido enredar… (término con el valor de revolver, molestar, liarla)
  • Salvo los que traigan perras para esquiar… (recuperación de perras, abreviatura de perragorda, fracción de la peseta)
  • Espelletar el gato (aragonesismo equivalente a despellejar)
  • Mecánica y gripaje del amoto (vulgarismo habitual no hace tanto)
  • Traumatología del tozolón (la caída)
  • El bit del panizo… (maíz)
  • Dedicado a hacer tontadas por la Moncloa… (por tonterías)
  • El teclado Casio no se admitirá porque necesita corriente… (metonimia de electricidad)… etc.

En cuanto a lo segundo, es decir, la sátira política, valgan estos botones de muestra:

  • Hay un presidente pero no hace prácticamente nada…
  • Aragón deja de ser católico hasta que devuelvan los bienes de la Franja…
  • Lanzuela inaguró Teruel desde Cella con las máquinas a todo meter, que fueron retiradas al día siguiente a escondidas…
  • En la manifestación que este año toque se gritará lo que indique Labordeta…
  • El Ebro no se toca. Es propiedad de Aragón desde Fontibre hasta el Delta…
  • Fuera el euro. No acabamos de entenderlo…
  • Guía de ubicaciones: el Rey, al Don YO a todo tren
  • cebes, al hostal Madrazo (antiguo burdel, para quien no lo sepa)
  • Zapatero, a Illueca…(dedicado a la fabricación de calzado, recordamos)

Pero es en el humor costumbrista y seudofilosófico donde encontramos algunas de las mejores perlas; es en el reflejo de nuestra idiosincrasia donde están los mejores hallazgos: "Aragonés es el que pregunta lo que ve. Ejemplos de ello: Si eres rápido en engullir tu plato de comida, tu compañero de papeo, aragonés él, te espetará al ver el plato vacío: "¿Ya te lo has comido?" La respuesta dada por el aragonés tragón será:"Ya ves…".

  • Pueden aspirar a ser aragoneses los que, no habiendo nacido en Aragón, demuestren brío, cojan fruta sin robar y sean dóciles al palo…
  • Al cierzo se le echará la culpa de todo…
  • Queda prohibido el regalo del pollo al médico… ;Todo aragonés es falso al trabajar, pero farruco y esforzado en las actividades inútiles…
  • Se le recuerda al jugador de guiñote que tiene familia…
  • El bastillo no será objeto de puñetazo encima de la mesa…, etc.

Queda para el lector lo mejor del libro. Esto sólo es una muestra. Y es que este librito es un entremés, a veces, sainete, ideal para leer entre otros más graves, o mejor aún, entre ponencia y ponencia; un texto que sin duda acabará de lectura obligada para la clase política.


José Luis Gracia Mosteo


©2005 Sitio oficial de Joaquín Carbonell