Inicio  |  Canta  |  Escribe  |  Prensa  |  Multimedia  |  Fotos  |  Conciertos  |  Enlaces  |  Tienda  |  Contacto

Biografía

  • Ridículum Vitae
  • Colaboraciones
  • Luchador
  • Zaragoza
  • Televisión




  • Escribe

  • Antena Paranóica
  • Gira Argentina 2005
  • Gira Argentina 2007
  • Libros



  • Aportaciones del autor

  • Estatuto Plan B
  • El pequeño flautista no fue traidor
  • El banquete del Genio
  • ¿Como hiciste para sobrevivir?
  • Autoentrevista (Primera parte)
  • Autoentrevista (Segunda parte)
  • Una vez (número 1)
  • Serrat y todos los demás
  • Dylan estuvo en mi casa
  • Karaoke de lujo
  • Sabina & Serrat





  • Televisión

  • Crítico de TV en El Día (1984-90)
  • Crítico de TV en El Periódico de Aragón (desde 1990)
  • Autor del primer ensayo televisivo sobre las cadenas privadas y públicas: "Apaga y vámonos, guía para la supervivencia"
    (Ediciones B, Barcelona, 1992)
  • Participación en numerosos debates radiofónicos (Cope, SER, Onda Cero, RNE, en programas de Antonio Herrero, Julia Otero, Concha G. Campoy) así como numerosas entrevistas sobre el tema en todas estas emisoras y en TVE, TV Galega, y radios autonómicas)
  • Decenas de charlas-conferencia en institutos aragoneses y casas de cultura y de mujeres de Aragón (Ejea, Alcorisa, Zaragoza, Tarazona, Nª Sª del Pilar, Guadalajara, Logroño, Valencia, Pina de Ebro, Tudela, Teruel, Montalbán, etc. etc.)


    Aunque parezca sorprendente, Joaquín es un amante de la televisión. Puede plantarse hasta cuatro horas delante de la pantalla sin pasar por el baño.

    Nadie -ni siquiera él mismo- conoce a ciencia cierta esta pasión casi vergonzosa. Se cuenta que todo fue fruto de la casualidad (así han nacido teorías diversas y descubrimientos humanitarios); cuando se creó El Periódico de Aragón, Carbonell fue de los últimos en ser llamados para trabajar en el gran proyecto.

    El acudía a la cita con el ánimo de encargarse de la sección de cultura, incluso como mal menor, hubiera aceptado de buena gana participar en el proyecto deportivo. Todo eso ya estaba adjudicado. Sólo quedaba la crítica de Televisón.


    O eso o nada.


    Y claro, hay que pagar las facturas, llevar a los niños a un colegio. A cualquier colegio...


    Aceptó, a sabiendas de que ahí comenzaba su declive personal y su degradación familiar. Crítico de televisión.


    Incluso técnico de televisión hubiera sido mejor.


    Y hubiera ganado mucho más dinero.
    Sus fantasmas personales tienen nombres como Tamara, Jorge el Bosnio, Belén Esteban, Rodríguez Menéndez, Paquirrín... El mismo Pepe Navarro llegó a escribirle una hermosa carta en la que le insultaba sin ningún tapujo. Joaquín llleva una fotocopia de ella en la cartera y la va mostrando por los cenáculos zaragozanos... Con orgullo, incluso. "¡Me ha escrito Pepe Navarro!"

    Los médicos dicen que se repondrá.
    Todo es cuestión de reposo, alimentación mediterránea, y mucho cariño.
    Recientemente se quitó del tabaco. ¿Por qué no ha de poder quitarse de la tele?
    Algunos lo consiguen.
    ¡Vamos, arriba los corazones!
    ¡Vamos, vamos, que nos vamos!
    ¡Venga, Joaquinito, que te ves de puta madre!

    (Qué pena, Dios mío, con el futuro que tenía)



  • ©2005 Sitio oficial de Joaquín Carbonell