Inicio  |  Canta  |  Escribe  |  Prensa  |  Multimedia  |  Fotos  |  Conciertos  |  Enlaces  |  Tienda  |  Contacto

Biografía

  • Ridículum Vitae
  • Colaboraciones
  • Luchador
  • Zaragoza
  • Televisión




  • Escribe

  • Antena Paranóica
  • Gira Argentina 2005
  • Gira Argentina 2007
  • Libros



  • Aportaciones del autor

  • Estatuto Plan B
  • El pequeño flautista no fue traidor
  • El banquete del Genio
  • ¿Como hiciste para sobrevivir?
  • Autoentrevista (Primera parte)
  • Autoentrevista (Segunda parte)
  • Una vez (número 1)
  • Serrat y todos los demás
  • Dylan estuvo en mi casa
  • Karaoke de lujo
  • Sabina & Serrat





  • Luchador


    Su segunda incursión fundamental en este apasionante universo del chismorreo tuvo lugar en 1968, año en que Alloza se vio agraciada con el segundo premio de la lotería del Niño.

    Una lluvia de millones cayó sobre el pueblo gracias a la suerte de Valero Minguillón, a la sazón vendedor de los cupones. ¿Cuál fue la intervención de Joaquín en este acontecimiento?

    Tuvo el olfato periodístico de llamar urgentemente por teléfono a la redacción de el periódico turolense Lucha, para comunicar la noticia.

    De inmediato y en taxi, se presentó en la localidad un redactor (bueno, el redactor) del diario que cubrió el evento con fotos y grandes elogios a nuestro comunicante.

    Joaquín aún conserva ese reportaje original; la mayoría de sus escritos posteriores no los guarda, con eso queda todo dicho.


    Fue en Teruel donde desarrolló plenamente su faceta de periodista-aficionado. Allí logró colaborar de forma semanal a través de una página propia en el diario Lucha (ahora se entienden los elogios anteriores), dedicada a la música moderna.

    La página tenía un título muy adecuado a la psicodélica época: Discodelismo-68. Allí se hablaba de los primeros conciertos de Víctor Manuel o Serrat, e incluso de los comienzos de José Antonio Labordeta.

    Aún se guardan algunos ejemplares de estas páginas, para felicidad de los investigadores (¿hay alguno por ahí?).

    A la par que escribía, Joaquín también colaboraba en un programa semanal de radio junto a Cesáreo Fernández (a la sazón -¡qué bonita expresión!- compañero de voces de Joaquín), que dedicaban a la música también.

    Se trataba de ponerle sonido a la página periodística. La emisora, como no, era la Cadena Sindical, emisora del Movimiento.


    Y ya, para ser justos y exhaustivos, justo es decir que Carbonell colaboró también en una página que los estudiantes (algunos solamente) del colegio San Pablo de Teruel, elaboraban para el diario (¿lo han adivinado?) Lucha.

    Da la impresión de que ahí sólo luchaba Carbonell. Pero, no, junto a Joaquín participaban nombres egregios que luego han sido y son vitales: Federico Jiménez Losantos, hoy gran conductor de opinión en España; Pedro Luego, excelente maestro y experto en medios de comunicación. José Antonio Labordeta. José Sánchis Sinisterra, notabilísimo autor y director de teatro. Eloy Fernández Clemente, historiador único, figura imprescindible en la historia de Aragón. Agustín Sanmiguel, prestigioso experto en historia árabe. Magüi Mira, que por entonces vivía de incógnito su pasión por el teatro... En fin, un puñado grande de personajes que coincidieron en esa etapa en Teruel, mostrando al mundo que la ciudad existía.



    ©2005 Sitio oficial de Joaquín Carbonell